Nuestras Socias

“La diversidad es una riqueza y el que no la sabe ver está dejando de ser productivo”

26 junio 2020

Jacqueline Gálvez es socia REDMAD y ha desarrollado una extensa carrera en el rubro de la construcción. Con su empresa Gestión Urbana busca ser un referente en el desarrollo de la vivienda social en Chile, con proyectos sustentables y que devuelvan la vida de barrio. Como consejera nacional de la Cámara Chilena de la Construcción, en tanto, espera contribuir en la visibilización del trabajo de las mujeres en el rubro.

Para cambiar el país, lo principal es “generar una solución habitacional justa y digna”. Esa es la opinión que Jacqueline Galvez, empresaria PYME y socia REDMAD, se ha formado luego de 15 años de carrera en el gremio de la construcción. Se trata de un tema que le apasiona y por el cual trabaja activamente como consejera nacional de la Cámara Chilena de la Construcción. Allí forma parte del Grupo de Trabajo de Política Habitacional, como presidenta y vicepresidenta del Comité de Vivienda de la Mesa Nacional del mismo gremio.

Proveniente de San Fernando, en la sexta región, comenzó su carrera en 2004, cuando se independizó y formó Gestión Urbana, una empresa que en sus inicios se especializó en el otorgamiento de créditos hipotecarios y que hoy se dedica al desarrollo inmobiliario.

“El foco de Gestión Urbana es ser un referente de la vivienda social en el país”, dice Jacqueline Galvez. “Buscamos generar uniones con la autoridad y las fuerzas vivas de las comunidades. Estamos convencidos de que podemos hacer una mejor ciudad si todos conversamos. Todo se basa en que nos respetemos unos a otros. Si mi trabajador comprende eso, si la comunidad y la autoridad comprende eso, hay un círculo de entendimiento”.

Para cumplir con sus múltiples roles, se levanta todos los días a las 5.30 de la mañana y maneja 10 mil kilómetros mensuales. “Es la forma en que voy conociendo los sectores y lo que va pasando en la calle”, asegura Gálvez. A ello se suman los múltiples viajes que ha realizado a ferias de construcción en el mundo, donde ha podido constatar la forma en que países como Alemania y Suecia han dado soluciones habitacionales entendiendo que la convivencia y conocer el territorio es clave.

A partir de esta experiencia afirma que “cuando hablan de los problemas de construcción en el país, es netamente falta de entendimiento, de no haberse sentado a conversar antes”.

Para resolver estas necesidades considera indispensable recuperar la vida de barrio, como una manera de aumentar la seguridad y mejorar la convivencia. “Eso tratamos de llevar a nuestros proyectos y por eso tratamos de trabajar con el mayor estándar en nuestras viviendas”.

Impulsando sus principios desde la actividad gremial

 Para Jacqueline, su carrera gremial “es una forma de servir al país a través de una industria”. “Cuando crees que puedes aportar, no hay forma de que nadie te pare”, agrega.

Actualmente desde la Cámara Chilena de la Construcción está participando en la realización de un estudio que busca visibilizar el trabajo de las mujeres en el rubro de la construcción. “Hay una fuerza laboral femenina que tiene poco tiempo para mostrarse, pero está ahí, cada vez hay más mujeres en las obras. Queremos saber qué necesitan, cómo llegaron ahí, cuáles son su temores, cómo se han capacitado y cuál ha sido su realidad”, destaca.

Junto con ello, Jacqueline se desempeña como directora de Fundación Reconocer, una organización de la CChC que agrupa a trabajadores jubilados del rubro y que busca crear espacios de esparcimiento que les permitan compartir con sus pares. “Tenemos un adulto mayor muy solito, que necesita mantenerse vigente. Para los maestros de la construcción su familia es la obra, porque viven y comen ahí por más de 40 años. Entonces cuando se jubilan y se quedan sin eso, necesitan volver a sentir el respeto que sentían de sus pares”, explica.

Jacqueline es una convencida del valor que representa la diversidad en todas las áreas productivas del país. “Si no veo la belleza de la diversidad no puedo pensar en mejorar. Todos tenemos diferentes capacidades, si diversifico siempre voy a tener un mejor resultado. Cuando no incluyen a las mujeres están restando tener mejor productividad. La diversidad es una riqueza y una fuerza motriz del desarrollo”, enfatiza.

Esta convicción fue la que la llevó a ser parte de REDMAD, desde donde busca seguir colaborando para impulsar el rol de la mujer. A su juicio, uno de los desafíos de la Corporación es mostrar la diversidad de profesionales que existen “tiene que haber mujeres de regiones, de provincia, de etnias, es parte del trabajo que tenemos que hacer”, concluye.

 

Compartir

Artículos relacionados

Elvira Chadwick: “El rol de los investigadores es llevar la calle a las mesas de toma de decisiones”

Elvira Chadwick: “El rol de los investigadores es llevar la calle a las mesas de toma de decisiones”

29 julio 2020 Leer noticia
La mujer que abre camino en las mesas directivas de las empresas familiares

La mujer que abre camino en las mesas directivas de las empresas familiares

29 julio 2020 Leer noticia
“En una futura crisis no pueden existir personas pasando hambre”

“En una futura crisis no pueden existir personas pasando hambre”

26 junio 2020 Leer noticia