Opinión

¿Máquinas machistas? El reto es tener a más mujeres diseñando inteligencia artificial

Isabel Almarza es gerente comercial de Microsystem y ha estado vinculada al mundo de las tecnologías de la información desde hace nueve años. En esta columna, detalla las consecuencias que puede traer para las mujeres no participar en la creación de códigos, programas y aparatos de inteligencia artificial.

A comienzos de junio, ONU Mujeres publicó un artículo titulado, “El grave peligro de la ausencia de mujeres en el diseño de la inteligencia artificial”. No es casualidad que un organismo internacional como Naciones Unidas haya comenzado a poner este tema de discusión sobre la mesa: el diseño de robots, asistentes de voz y diversos dispositivos orientados a facilitar la vida cotidiana de las personas está ocurriendo de forma acelerada en el mundo, y requiere de la presencia de las mujeres en la ideación de esas tecnologías.

¿Por qué es un tema que debe preocuparnos? Porque sino participamos en el diseño de los modelos de inteligencia artificial replicaremos los mismos sesgos de género presentes en nuestra cultura. “La escasa participación de la mujer en el sector de la Inteligencia Artificial tiene que ser corregida para evitar que hasta las máquinas, que se harán cada vez más indispensables en el futuro, se vuelvan machistas”, describe ONU en su artículo.

Ya hay algunos ejemplos de las consecuencias que esto puede traer. En 2017, Amazon implementó para todos sus procesos de reclutamiento de personal, software de inteligencia artificial. Con el tiempo se percató de que se estaba produciendo una discriminación femenina, pues las fuentes de información que alimentaban sus modelos venían de fuentes que tenían una mayor presencia masculina. Amazon tuvo que bajar ese proceso.

Ejemplos como éste hay muchos y es por eso que resulta fundamental que más mujeres participen en el desarrollo de estos códigos. Sin ellas no vamos a lograr la sinergia tan rica que aporta la diversidad. Para ello, hay que hacer un esfuerzo consciente porque las cifras así lo muestran.

De acuerdo a un reporte publicado por UNESCO y la coalición EQUALS, hoy solo el 12% de los investigadores en este terreno son mujeres. Mientras que en Chile, éstas representan el 20% de las matrículas en carreras de tecnologías de la información.

En nuestro país, el terreno de la inteligencia artificial aún se encuentra en vías de desarrollo, existe la preocupación y el interés a nivel empresarial y, por lo tanto, muchísimas oportunidades de desarrollo para las mujeres. Según datos de ACTI, hoy existen 6.500 vacantes en el sector de tecnologías de la información, que pueden ocupar profesionales talentosas y comprometidas con aportar valor en el campo de la ciencia.

Es por eso que es crucial que las mujeres estén detrás de los procesos tecnológicos, porque sino las mismas máquinas van a replicar la inequidad que ha existido hasta hoy. En cambio, dado que los algoritmos pueden incorporar principios de equidad, la IA puede ser un catalizador para avanzar hacia una sociedad más equitativa.

Compartir

Artículos relacionados

Fortaleciendo el liderazgo desde nuestro mundo interior

Fortaleciendo el liderazgo desde nuestro mundo interior

Flexibilidad laboral: un eje estratégico para las empresas

Flexibilidad laboral: un eje estratégico para las empresas

Beneficios para el directorio de asegurar un  adecuado gobierno corporativo de riesgo y control

Beneficios para el directorio de asegurar un adecuado gobierno corporativo de riesgo y control