Opinión

La importancia de escuchar a las comunidades

Alejandra Medina es socia Red MAD y ha trabajado en temas de sustentabilidad y desarrollo social desde los inicios de su carrera. Hoy, como gerente de Asuntos Públicos de Minera Los Pelambres, lidera la inversión social que realiza la empresa hacia sus comunidades. Cree que para impactar realmente en la calidad de vida éstas deben realizarse de modo consensuado.

Ya existe consenso entre los líderes empresariales que mantener una buena relación con las comunidades, particularmente para las compañías que son extractivas y que tienen un impacto en términos sociales y ambientales, es parte fundamental de la estrategia del negocio. Escuchar a las comunidades es indispensable por diversos motivos: primero que todo, son piedra angular del tejido social, del cual las compañías forman parte, y por ende, parte central de su desarrollo y crecimiento. En segundo lugar, porque los inversionistas y encargados de evaluar a las empresas valoran y consideran cada vez más las buenas relaciones entre las empresas y sus comunidades. Esto se ve especialmente en las calificadoras de riesgo, quienes han incorporado elementos del impacto social y ambiental de las compañías en sus reportes. La posición que ocupen las empresas en los rankings de sustentabilidad, impactan las decisiones de inversión. A eso se suma, el convencimiento de las propias empresas de que tienen que ser parte del desarrollo de la comunidad, con inversiones que impacten positivamente en su calidad de vida.

Las empresas vienen desarrollando proyectos y programas de desarrollo social desde hace un buen tiempo. Sin embargo, desde hace pocos años, las empresas han elaborado modelos de relacionamiento para definir hacia dónde van a destinar estas inversiones, de qué manera las van a priorizar y cómo las van a medir. En Minera Los Pelambres, desde hace cinco años, con la implementación del programa “Somos Choapa”, la inversión social de la compañía se prioriza e implementa en colaboración con el gobierno local y las propias comunidades.  Desde este año estamos también midiendo el impacto de los proyectos en las comunidades.

En el caso de las empresas mineras, los montos destinados a proyectos que benefician la comunidad han ido aumentando. Sin embargo, aún hay espacios donde las empresas pueden y deberían avanzar y que no tiene que ver con los montos que se destinan. Principalmente, en el modo en cómo se definen y se desarrollan los proyectos y programas. Muchas compañías hoy eligen un solo un ámbito de acción; educación, necesidades básicas, emprendimiento, etc., sin hacer partícipe a la comunidad de esta decisión para identificar si efectivamente esos temas son materiales para esa comunidad.

En nuestra experiencia, escuchar a las comunidades, realizar un diálogo abierto y transparente, y luego definir las inversiones de un modo integral, asegura que esa inversión social tenga un mayor retorno para la comunidad. A partir de nuestro proceso de diálogo con las comunidades vecinas a la compañía, hemos concluido que su desarrollo pasa por abordar múltiples temáticas. Los proyectos hoy en implementación tienen objetivos diversos: proyectos de agua potable, de riego, emprendimiento, desarrollo de habilidades de liderazgo, infraestructura comunitaria, deporte, salud y educación. El diálogo con la comunidad y el gobierno local permite además acercar la operación a su entorno, despejar dudas respecto temas ambientales, mejorar las prácticas de la empresa y sus trabajadores, y en general construir confianza . En la medida que las decisiones de inversión se tomen con la comunidad, en su expresión más amplia, permite contar con  mejores condiciones de éxito.

Compartir

Artículos relacionados

Las oportunidades y desafíos que ofrece la era digital

Las oportunidades y desafíos que ofrece la era digital

CARTA ABIERTA A NUESTRA COMUNIDAD

CARTA ABIERTA A NUESTRA COMUNIDAD

Las lecciones que ofrece el sector público en políticas laborales de equidad de género

Las lecciones que ofrece el sector público en políticas laborales de equidad de género