Opinión

Por María Isabel Aranda:

La igualdad de género: un acelerador para el desarrollo sostenible

Invertir en oportunidades para mujeres y niñas; promoviendo su participación económica, social y política, puede ser un elemento fundamental para reducir la pobreza, mejorar el acceso a la salud y hasta luchar contra el cambio climático.

La igualdad de género es un acelerador del progreso en todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), establecidos por Naciones Unidas. Esa es la principal conclusión de un reporte publicado por el organismo internacional a comienzos de año, el que demuestra con hechos concretos cómo la igualdad de género tiene un efecto multiplicador para los países y es una meta decisiva para cerrar las brechas en diferentes aspectos de la sociedad.

Se trata de un pilar muy importante para nuestra corporación, que hemos relevado en nuestro manifiesto: alcanzar la igualdad de género ayuda a promover el crecimiento económico y el desarrollo del mundo. Naciones Unidas menciona los siguientes ejemplos: si avanzamos este objetivo estaremos desencadenando un efecto positivo en todo el espectro del desarrollo: desde reducir la pobreza (ODS1) hasta mejorar la calidad de vida las personas través de la salud (ODS3) y la educación (ODS4).

“Un conjunto de evidencia muestra que invertir en mayores oportunidades para mujeres y niñas; promoviendo su participación económica, social y política; y la mejora de su acceso a la protección social, el empleo y los recursos naturales se traducen en una economía más productiva, reducción de la pobreza y las desigualdades, mayor capital humano y ecosistema, y sociedades más pacíficas y resilientes”, dice el reporte de ONU.

Si nos enfocamos en alcanzar la igualdad de género, además, estaremos impactando positivamente en la lucha contra el cambio climático (ODS13) y los asuntos de seguridad (ODS16). Esto, pues el reporte dice que una mayor proporción de mujeres en cargos de autoridad política se asociaría con menores emisiones de dióxido de carbono (CO2), una mayor posibilidad de ratificar tratados ambientales, mayor protección de la tierra y mayores tasas de reciclaje. De manera similar, un estudio del PNUD de 61 países ha encontrado que un mayor número per cápita de organizaciones no gubernamentales de mujeres y medioambientales se correlaciona con la disminución de los niveles de deforestación.

Todos estos son ejemplos concretos de por qué la igualdad de género representa un tema crucial para construir sociedades sostenibles y más prósperas. No se trata solamente de un tema de justicia, sino de reflexionar sobre el talento –y el valor– que estamos dejando sobre la mesa al privar a la mitad de la población de las mismas oportunidades.

 

Compartir

Artículos relacionados

Seamos el laboratorio del mundo en el uso de energías limpias

Seamos el laboratorio del mundo en el uso de energías limpias

Fortaleciendo el liderazgo desde nuestro mundo interior

Fortaleciendo el liderazgo desde nuestro mundo interior

¿Máquinas machistas?  El reto es tener a más mujeres diseñando inteligencia artificial

¿Máquinas machistas? El reto es tener a más mujeres diseñando inteligencia artificial