Opinión

Por Johanna Reyes, fundadora y directora de Mujeres Emprendedoras:

Emprendimiento femenino y su rol en la equidad de género

Según datos del reporte Global Entrepreneurship Monitor, las mujeres emprendedoras en Chile han pasado de un 10% al 48%, entre 2016-2017. Sin embargo, en algunas industrias, como la tecnológica, aún son muchos los desafíos que abordar.

Cuando hablamos de emprendimiento nos referimos a una actividad que exige una gran cantidad de esfuerzo y trabajo por parte de sus gestores. Ahora, si hablamos de emprendimiento femenino, las dificultades pueden ser aún mayores, a causa de las problemáticas que acarrean los diversos roles que hoy cumplen las mujeres en la sociedad.

Esa es la primera lectura. Sin embargo, el escenario actual también ofrece una importante oportunidad, ante el mayor cuestionamiento a las desigualdades entre hombres y mujeres, la brecha salarial y los tradicionales roles de género. En ese contexto, el emprendimiento femenino puede ser una importante herramienta de empoderamiento para las mujeres.

De acuerdo a una investigación realizada por la ONU sobre los principios de empoderamiento femenino, existe una correlación positiva entre la actividad empresarial y el crecimiento del PIB. Esto, pues se ha comprobado que las mujeres a cargo de una empresa o directorio pueden ser más rentables que sus pares hombres y, por lo mismo, tienden a desarrollar mejores esquemas de responsabilidad social corporativa.

Mientras la sociedad avanza progresivamente en temas de equidad de género, el emprendimiento femenino ha tenido un importante crecimiento en nuestro país. Según datos entregados por el reporte Global Entrepreneurship Monitor (Gem) Mujeres y Actividad Emprendedora en Chile, estas aumentaron de un 10%, a un 48%, en el periodo 2016-2017, y la tasa de emprendimiento en etapas iniciales, por su parte, pasó desde un 8% a un 22%. El emprendimiento por necesidad, en tanto, aumentó de 2%, a un 8%.

Lamentablemente, aún queda mucho por avanzar en políticas de Estado y en el mundo privado para que las mujeres puedan contar con una importante participación en industrias asociadas históricamente a los hombres. Un ejemplo de ello es la industria tecnológica, en donde apenas un 1% de las start–ups de Silicon Valley, son lideradas por mujeres.

Volviendo a los datos del reporte GEM, en Chile, la brecha de género se ha reducido en el aspecto relacionado al emprendimiento, a tal punto que hoy, se registran siete mujeres emprendedoras por cada diez hombres. Esto representa un avance positivo para el país, si nos compamos con los países de la OCDE, en donde la brecha es mayor, de seis mujeres emprendedoras por cada diez hombres. Las regiones más avanzadas en el tema en Chile son las de Tarapacá y Atacama, donde prácticamente la relación es 1 a 1. Bien por esa región.

Es por eso que en Mujeres Emprendedoras, la fundación que lidero, trabajamos para promover y fomentar el emprendimiento femenino, donde nuestros objetivos son vincular y generar redes que aporten valor a las mujeres que están emprendiendo para que puedan consolidar sus negocios, generando actividades e instancias que permitan establecer relaciones y oportunidades de crecimiento, además de entregar conocimiento a las emprendedoras que les permitan desarrollar sus habilidades empresariales para una adecuada puesta en marcha de sus negocios y proyectos.

Nunca es tarde para iniciar un negocio y proyecto propio, sólo se debe tener un sueño y capacidad emprendedora, el emprender es el mundo ideal donde uno colocas sus límites.

 

Compartir

Artículos relacionados

La importancia de medir la brecha de género en las empresas

La importancia de medir la brecha de género en las empresas

Rompiendo el status quo: El valor de las mujeres en mesas directivas

Rompiendo el status quo: El valor de las mujeres en mesas directivas

Seamos el laboratorio del mundo en el uso de energías limpias

Seamos el laboratorio del mundo en el uso de energías limpias