Opinión

Por María Isabel Aranda:

El rol de los hombres para lograr la igualdad de género

“Si estamos convencidas de que la complementariedad de miradas es la clave para construir organizaciones sostenibles en el tiempo, los hombres deben jugar un rol activo. Ellos son parte fundamental de la búsqueda de la igualdad de género, y por ello tenemos que sentarnos todos, en la misma mesa, a pensar en el futuro de nuestra sociedad”.

Hace algunas semanas, nos sentamos a reflexionar junto a las directoras de REDMAD, sobre el propósito que debiese perseguir nuestra corporación en los próximos cinco años. Este 2019, hemos logrado consolidar nuestra red de mujeres profesionales, nos hemos constituido como un actor relevante en la discusión sobre las mujeres en el mundo profesional, y ahora nos toca volver a pensar de qué manera nos gustaría influir positivamente, de cara a nuestra sociedad  y los enormes retos que enfrenta el mundo.

De algo estamos seguras: los cambios no podemos impulsarlos solas. Si estamos convencidas de que la complementariedad de miradas es la clave para construir equipos y organizaciones sostenibles en el tiempo, no podemos dejar fuera del debate a los hombres. Estos son parte fundamental de la búsqueda de la igualdad de género, y por ello tenemos que sentarnos todos, en la misma mesa, a pensar en el futuro de nuestras sociedades.

El mundo requiere la mirada complementaria y el talento de todos sus integrantes.

Afortunadamente, ya son muchos los hombres que advierten el valioso papel que cumplen para hacer realidad la igualdad de género. Un estudio de Ipsos Mori, en colaboración con el Global Institute for Women’s Leadership en King’s College London revela que tres de cada cinco hombres en Gran Bretaña cree que no se logrará  la igualdad de género a menos que ellos también tomen medidas para apoyar los derechos de las mujeres. Los mismos cambios se están evidenciando en temas como la corresponsabilidad parental. Según datos del mismo estudio, el 75% de las personas en todo el mundo no está de acuerdo con la idea de que un hombre que se queda en la casa para cuidar a sus hijos es menos.

Las políticas del Gobierno y de las empresas deben apuntar en esta dirección: a discutir y pensar en las posibilidades y beneficios que la igualdad de género abre para los hombres también. Casos como el de Suecia y Noruega demuestran que establecer permisos de paternidad exclusivos para los padres, y no transferibles, tiene un efecto positivo en la aceptación masculina de la licencia parental, y luego en su participación a largo plazo en el trabajo doméstico y el cuidado de los niños: un cambio cultural que aún está pendiente.

En REDMAD, creemos que la equidad de género no solo es un tema de justicia social, sino que se trata de garantizar la sostenibilidad de nuestras organizaciones y empresas a largo plazo. En estos términos, fomentar los equipos de trabajo diversos, con una multiplicidad de miradas, agrega valor a la toma de decisiones y es, sin duda, un buen negocio.

Compartir

Artículos relacionados

Las oportunidades y desafíos que ofrece la era digital

Las oportunidades y desafíos que ofrece la era digital

CARTA ABIERTA A NUESTRA COMUNIDAD

CARTA ABIERTA A NUESTRA COMUNIDAD

Las lecciones que ofrece el sector público en políticas laborales de equidad de género

Las lecciones que ofrece el sector público en políticas laborales de equidad de género