Nuestras Socias

«Las capacidades especiales las tiene Superman, nosotros no»

Carolina García es una de las ejecutivas que está abriendo camino para las mujeres con discapacidad en la industria minera. Como Specialist Training de BHP ha podido volcar sus conocimientos de coaching y gestión organizacional en los procesos de transformación de la empresa, entre ellos, aumentar la diversidad de talentos en sus equipos.

No es un jueves cualquiera en BHP. El 18 de julio, luego de meses de trabajo y entrenamiento, la minera inauguró un nuevo piso en sus oficinas en Cerro El Plomo, que monitoreará a la distancia todas las operaciones de las minas. A través de radios y pantallas que muestran el mineral, los jefes a cargo de cada división se coordinan entre ellos, sin la necesidad de recorrer cientos de kilómetros como ocurría antes. Es un proyecto innovador que la ingeniera y coach, Carolina García conoce de cerca, pues ella ha sido la encargada de liderar el entrenamiento de cada uno de los profesionales que trabaja en ese piso.

Se trata de un puesto especial para ella. Luego de sufrir un accidente de trayecto en 2007, que la dejó inmovilizada desde el cuello para abajo, nunca pensó que volvería a trabajar en minería. Había regalado hasta sus zapatos de seguridad. Pero la empresa la contactó para participar de un proceso, que tenía como finalidad construir un equipo diverso para asumir los nuevos desafíos de la compañía.

Carolina tiene experiencia en la industria minera. Una de sus primeras experiencias profesionales como ingeniero civil industrial fue en el Consejo Minero, donde estuvo a cargo de la división de Estudios y Relaciones Públicas de la asociación. Luego, una consultora estadounidense, especialista en recursos humanos, la invitó a formar el área de minería en Argentina, Perú, Chile y Bolivia, cuyo foco era la gestión organizacional.

Fue en uno de esos viajes a Antofagasta donde sufrió el accidente, y su vida profesional y personal dio un giro total. Luego de un año buscando trabajo, decidió certificarse de coach como una herramienta que le permitiera iniciar personal. Con una amiga, decidieron fundar Altaira Consultores, en 2016, una empresa dedicada a asesorar a las empresas en temas de gestión organizacional y coaching.

“La explicación que me di es que no estábamos preparados como cultura organizacional para recibir a alguien en silla de ruedas y menos en un cargo ejecutivo”, dice Carolina García cuando recuerda esos años de reinvención.

Por ello, dice que ha sido muy valioso ser parte de REDMAD y conectar con mujeres que se potencian virtuosamente. “Agradezco la colaboración sincera. Estoy convencida en el propósito de la red, que es visibilizar que hay mujeres empoderadas y mujeres con experiencia que son capaces de estar en los altos directorios”, dice Carolina García.

Saber reinventarse

Además de su trabajo en BHP, y su rol en Altaira Consultores, Carolina ha incursionado en otros ámbitos como el gremial. A partir de su experiencia como coach, desde 2016 forma parte del directorio de la International Coach Federation (ICF), donde hoy es su presidenta.

Junto con ello, desde mayo del año pasado, lidera la Fundación Comunidad Inclusiva, que decidió fundar para facilitar el acceso de las personas con discapacidad y mujeres al mundo del trabajo. Entre los proyectos que realizan, se encuentran talleres y asesorías a empresas, para que puedan implementar adecuadamente la ley de inclusión laboral 21.015 del 1%.

Aunque esta ley ha sido positiva en visibilizar y ofrecer mayores oportunidades a personas con discapacidad, cree que el mayor reto para las empresas es integrar verdaderamente a estos talentos, ofreciéndoles oportunidades que los incentiven a permanecer. Esto implica, también revisar cuestiones del lenguaje y trato. “Las capacidades especiales las tiene Superman o el Hombre Araña, pero nosotros no”, dice Carolina García. “No somos iguales y eso no es bueno ni malo. La diversidad es la que agrega valor”.

“El reto para el gobierno, es trabajar duro en políticas públicas que impliquen mejorar las oportunidades y condiciones de educación para personas con discapacidad. Hoy el 1% no se logra, debido a que no hay gente capacitada para acceder a un trabajo. Y eso debido a que no hay fiscalización de accesibilidad, ni mallas curriculares adecuadas en colegios para niños con discapacidad”, dice Carolina García. “Se debe empujar el cambio cultural”.

Compartir

Artículos relacionados

«Si queremos ser parte de los espacios de poder, hay que estar presente»

«Si queremos ser parte de los espacios de poder, hay que estar presente»

«La evolución de la cultura es a valorar los trabajos de cuidado»

«La evolución de la cultura es a valorar los trabajos de cuidado»

Impulsando la equidad de género en las telecomunicaciones

Impulsando la equidad de género en las telecomunicaciones