Nuestras Socias

Dejando una huella en la industria minera

Como Directora de Abastecimiento de la División Gabriela Mistral, Tamara Leves contribuyó a implementar la Norma de Diversidad e Inclusión, que hoy permite cosas como que las mujeres tengan acceso a salas de extracción de lecha materna e indumentaria de trabajo diseñada exclusivamente para ellas.

Tamara Leves siempre quiso trabajar en el cerro. Oriunda de la ciudad de Antofagasta, cuenta que desde pequeña tuvo que enfrentarse a las resistencias de sus padres, quienes pensaban que la mina no era un lugar para ‘las niñas’ o que ir a estudiar a otra región era algo poco adecuado para una mujer. En su ciudad no se dictaba la carrera de ingeniería en minas, así que optó por ingeniería comercial en la Universidad Católica del Norte.

Una vez egresada, recibió dos ofertas laborales: una para trabajar en un banco y otra para incorporarse en Minera Escondida, del grupo BHP. “En ese minuto dije: ‘prefiero irme al cerro y un día volver a la ciudad, que estar en la ciudad y nunca conocer el cerro”, cuenta Tamara Leves. Así partió a las faenas y se hizo minera por casi veinte años.

En Minera Escondida estuvo 15 años, trabajando en turnos de cuatro por tres y liderando las relaciones laborales con los contratistas. Se trataba de un mundo todavía inhóspito para las mujeres, recuerda Tamara. Cuando se integró al equipo de Minera Gaby, en 2012, como la primera Directora de Abastecimiento de Codelco, pudo participar activamente en la implementación de la Norma de Diversidad e Inclusión (3262), del Ministerio de la Mujer.

Esta certificación es voluntaria para las empresas y propone diversos lineamientos en temas como la conciliación entre la vida personal y el trabajo, y la violencia de género. Actualmente son solo doce las empresas en Chile que cuentan con este sello, y el Ministerio de la Mujer se ha puesto la meta de llegar a 100. “La norma se hace cargo de varios conceptos que como sociedad nos hacen bien”, dice Leves. “Por eso creo que las empresas cambian cuando se certifican, porque durante todo el proceso se hablan temas de complementariedad, acoso laboral, discriminación, que le hacen bien a las organizaciones cuando se visibiliza y se toman decisiones para resolver.

Gracias a este proceso, por ejemplo, en Minera Gaby se lograron instalar salas de extracción de leche materna por primera vez y se diseñaron vestuarios de trabajo especial para mujeres, incluso embarazadas. Antes, solo se usaban tallas pequeñas de hombres. “Son pequeños logros, que cambian harto la vida de las personas que viven esto”, dice.

Empoderando a otras mujeres desde la enseñanza

El compromiso con el desarrollo de las mujeres ha seguido presente en su carrera, luego de su paso por la minería. Desde hace cuatro años trabaja como directora de la organización Women in Mining (WIM), capacitando a otras mujeres en temáticas de género. Su trayectoria fue plasmada el libro “100 mujeres y sus historias en la minería chilena”. Este año, además, se incorporó a REDMAD, con el anhelo de aumentar la presencia de mujeres en directorios, aportando con sus conocimientos, recientemente fue seleccionada en el Registro de 130 mujeres para directorios. “En muchos momentos de mi vida profesional, tuve motivos para haber claudicado. Pero tengo tanta convicción de lo que soy, de lo que quiero ser y para donde voy, que yo también quiero ser REDMAD”.

Compartir

Artículos relacionados

«La evolución de la cultura es a valorar los trabajos de cuidado»

«La evolución de la cultura es a valorar los trabajos de cuidado»

Impulsando la equidad de género en las telecomunicaciones

Impulsando la equidad de género en las telecomunicaciones

Una vida dedicada a impulsar proyectos colectivos y de impacto social

Una vida dedicada a impulsar proyectos colectivos y de impacto social