Corporación Red de Mujeres de Alta Dirección

Conoce nuestro Twitter Cononce nuestro LinkedIn Contactate con nosotras

¿Deseas ser parte de Red Mad? .. Postula Aquí

¿Deseas ser parte del círculo de socias? ..
Postula Aquí

CONOCIENDO A

“Las empresas han empezado a entender que tanto mujeres como hombres son complementarios”

Jacqueline Balbontín es una mujer de confianza en Scotiabank. Con casi 26 años de experiencia en el banco, en diversos rubros y cargos, le ha tocado participar en algunos de los principales cambios de la compañía, como por ejemplo, a mediados de los años 90 el inicio de la transformación de los medios de pago hacia servicios digitales, y recientemente, en la fusión con el banco BBVA.

“Hemos sido bien responsables en generar un proceso de integración en forma respetuosa y prolija, considerando lo mejor de ambas compañías y comunicando en detalle cada una de las etapas que conlleva un proceso como éste”, dice Jacqueline Balbontín, desde su rol de vicepresidenta de Recursos Humanos y Asuntos Corporativos. “Desde mi área, hemos liderado todo el proceso de gestión del cambio e integración de las culturas organizacionales en los equipos, además de participar en la selección de líderes para el banco. Creemos que definiendo en forma temprana los líderes de la organización podemos tener un mejor alineamiento a los objetivos del Banco y conducir un proceso de fusión de una manera adecuada”.

Hace tres años que Balbontín asumió este cargo ejecutivo en Scotiabank, convirtiéndose en una de las tres mujeres que participa del Comité Ejecutivo del banco y reporta directamente al gerente general, una cifra poco usual en la industria bancaria en Chile. Antes de eso, realizó un largo recorrido por diversas áreas del banco: desde finanzas, administración hasta el área comercial. Por eso es de la casa. “En estos 26 años he estado como en 14 roles distintos, eso me da una satisfacción tremenda por la posibilidad que he tenido de reinventarme cada vez”, dice.

Cuenta que cuando comenzó su carrera, luego de titularse como ingeniera civil industrial en la Universidad de Santiago, casi no existían mujeres en cargos directivos. “Si había una persona, no era un referente femenino, se masculinazaba incluso en el lenguaje y la forma de vestir”, dice Balbontín. Aunque esa realidad ha cambiado dice que aún hay áreas donde se ven mayoritariamente corbatas, por ejemplo, en el área de banca corporativa, finanzas y tecnología.

“Estamos construyendo un pool de talento femenino al interior de la empresa, de manera que en el futuro podamos hacer un mix más balanceado”. Desde su cargo actual, ha impulsado proyectos que apuntan a fortalecer el desarrollo profesional de las mujeres. Por ejemplo, con programas de co–responsabilidad que ofrecen flexibilidad horaria para los padres con hijos.

Uno de ellos, cuenta Balbontín, permite que las madres puedan trabajar mediodía hasta que sus hijos cumplan un año o que los padres se tomen un periodo de postnatal de un mes. Además de eso, han desarrollado campañas al interior del banco para derribar ciertos mitos, como que las mujeres son sensibles o faltan más al trabajo, y hablar de temas como la diversidad sexual.

“En los últimos años, las empresas han entendido que tanto mujeres como hombres son complementarios y necesarios para las compañías. Una mirada más diversa enriquece la información y la toma de decisiones para generar valor en la empresa”, dice Balbontín.

Colaboradores

Hotel Double Tree
Fidelizador