Corporación Red de Mujeres de Alta Dirección

Conoce nuestro Twitter Cononce nuestro LinkedIn Contactate con nosotras

¿Deseas ser parte de Red Mad? .. Postula Aquí

¿Deseas ser parte del círculo de socias? ..
Postula Aquí

CONOCIENDO A

“Las mujeres agrupadas se potencian mejor”

Ha desarrollado su carrera entre España y Chile, en organismos internacionales, el sector público y la esfera privada. Parte importante de su hoja de vida laboral se escribió en el MOP, en el área de concesiones. Aquí, la abogada dolores Rufián cuenta su experiencia trabajando con mujeres, los temas en los que aportará como socia de Red MAD y las lecciones que le heredó el caso MOP-Gate. Próximamente lanzará su segundo libro sobre el sistema de concesiones en el país.

Nació en Alcalá la Real, en el sur de España, y si bien lleva 33 años en Chile, aún conserva parte del acento español. La abogada Dolores Rufián (59) estudió derecho en la Universidad de Granada y tras egresar, en junio de 1981, fue la primera mujer en ingresar como académica al Departamento de Derecho Financiero, en esa casa de estudios. Antes, hizo un doctorado sobre el tema presupuestario y financiero en la Universidad Panthéon-Assas -llamada también París II-, en la capital francesa.

En sus paseos por la ciudad universitaria conoció al chileno Carlos Conca, un científico y posterior premio nacional de ciencias exactas. “Me enamoré y cuando terminé el doctorado me casé con él”, relata hoy en la oficina de Pacheco y Rufián abogados, el estudio que comparte con un socio, en Las Condes.

Eso la trajo a Chile, en 1985, y arribó a la Cepal, becada por ese organismo. Durante cinco años se dedicó a temas de presupuesto y descentralización, realizando asesorías a distintos países de América Latina. Más tarde saltó al Ministerio de Obras Públicas (MOP), cuando se abrió el área de Concesiones de Obras Públicas. El objetivo del cargo era concesionar la Ruta 5, que une Santiago con el norte del país.

“Se abría un campo muy nuevo en el país (…). Hice las bases de licitación de los ocho proyectos de licitación de la Ruta 5. Trabajé con Ricardo Lagos -entonces ministro de Obras Públicas-, Jaime Tohá, Carlos Cruz y Javier Etcheberry”, detalla. En total, estuvo seis años en el área de concesiones y luego se desempeñó como directora de Planeamiento, cuando Carlos Cruz era ministro del ramo. En sus ocho años en el MOP, fue jefe de la unidad de Expropiaciones para Obras Concesionadas y jefe del área jurídica en la Coordinación General de Concesiones. Su experiencia la documentó en el libro Manual de Concesiones de Obras Públicas.

“Renuncié a fines de 2001, porque estaba involucrada en el caso MOP-Gate y pensé que era mejor llevarlo desde afuera y no comprometer al resto del equipo”, dice sobre un episodio que fue complejo en su vida laboral. “Fuimos acusados muchos funcionarios del ministerio de hacer un fraude al fisco, que consistía, dijo la jueza, en que algunos dineros de contratos se habían utilizado con un ardid, para pagar gastos a los que el ministerio no estaba obligado (…). Fueron 17 años de juicio, para una condena de 60 días de presidio remitido, que se dictó en agosto de 2016”, explica.

-¿Cómo se rearmó después de ello?
-Traté de meterme en temas distintos a los que había llevado hasta ese momento. Hice un magíster sobre derecho tributario en la Universidad de Chile y empecé a trabajar en el estudio de abogado Spoerer y Valdés, en 2006.

-¿Cuál es su visión del caso MOP-Gate hoy?
-Lo que había era un gran desorden administrativo, que era muy anterior a nosotros, alguien dio la luz y nos vimos involucrados un conjunto grande de personas (...). Para mí es muy doloroso. Si pudiera haberlo evitado, lo habría hecho (…). Me mató mucho la vida personal y profesional. Durante 17 años tuve que pedir permiso para salir del país. Tenía mi familia en España y cuando mi padre murió, no pude llegar al entierro.

-¿Eliminar las brechas de género en el mundo de las concesiones fue relevante durante su gestión en el MOP?
-Dejé cuatro mujeres a cargo de cuatro unidades que creé en el MOP, dentro de la Dirección de Planeamiento. Siempre he tenido mujeres jóvenes a mi cargo que me reconocen como su formadora (…). Me siento orgullosa de haber creado el sistema de expropiaciones, que reemplazó a otro que existía, que era más artesanal.

Hace tres meses, Dolores Rufián finalizó su segundo libro Manual de concesiones de obras públicas, 20 años después. Se trata de una revisión del sistema desde que publicó su primer volumen.

Además, por estos días reparte su tiempo entre su trabajo como abogada del grupo Infralatam, para el proyecto TVS, el Tren Valparaíso-Santiago, y algunos juicios relacionados con construcción y arbitrajes que lleva en la Cámara de Comercio de Santiago.

-Acaba de ingresar a Red MAD. ¿Qué expectativas tiene?
-Creo mucho en las redes de mujeres. Las mujeres agrupadas se potencian mejor (…).Red MAD me pareció interesante por las temáticas que abordan. Tengo habilidades de gestión, que es una labor más interna que externa, y podría contribuir en eso.

-¿Cree necesaria una ley de cuotas en el mundo privado?
-Me parece correcto, metodológicamente, pero es poco probable que suceda. No veo al mundo político chileno preparado para eso. Sí creo importante poner el tema en discusión.

Colaboradores

Hotel Double Tree
Fidelizador