Corporación Red de Mujeres de Alta Dirección

Conoce nuestro Twitter Cononce nuestro LinkedIn Contactate con nosotras

¿Deseas ser parte de Red Mad? .. Postula Aquí

¿Deseas ser parte del círculo de socias? ..
Postula Aquí

Noticias

“A todas las mujeres les diría: no pidamos permiso, seamos asertivas”

Julio, 2018

María Emilia Correa, co fundadora de Sistema B y directora de Academia B, repasa cómo fue el camino para llegar a convertirse en una de las mayores líderes en sostenibilidad en América Latina.

A fines del año pasado, María Emilia Correa fue elegida como una de las 30 intelectuales más influyentes de Iberoamérica, según la revista esglobal. Ella lo cuenta con orgullo, y un poco de vergüenza, pues se trata de un reconocimiento a sus ideas: para ella, la clave para que las mujeres se abran espacios en puestos de poder. “Las mujeres tenemos que hacer muchas cosas, tenemos que estar en directorios, en posiciones de poder, tenemos que mostrar que el género debería ser una cosa transparente. Lo que importan son tus ideas”, dice Correa en su oficina en Alcántara.

Con treinta años de experiencia en temas sostenibilidad, en diferentes empresas de la región, María Emilia Correa, se ha consolidado como una de las líderes más importantes de América Latina en temas de sostenibilidad y emprendimiento. En 2012, luego de una larga carrera en el Grupo Nueva y Natura Brasil, Correa y sus socios trajeron Sistema B a América Latina –una organización que busca promover empresas que persigan propósitos sociales y sean exitosas, asumiendo un compromiso social con temas de medio ambiente y bienestar. “Seis años después tenemos oficinas en 10 países de la región, y presencia en cinco países más. Hemos sido parte muy activa en la construcción de lo que hoy es un movimiento global por la sustentabilidad”, dice Correa.

Pionera en promover la sostenibilidad en las empresas

Pero todo comenzó en los años setenta, en medio de la revolución universitaria en Colombia. Luego de egresar de Derecho y Economía en la Universidad de los Andes, se fue a EE.UU. a cursar un master en Movimientos sociales e historia de las revoluciones en Nueva York.

A su corta edad, solo tenía una certeza: quería ser parte del movimiento por la protección del medio ambiente que comenzaba a formarse en su país. Así fue como participó en la construcción de la Fundación Natura en Colombia, hasta el día de hoy, la mayor organización de conservación en ese país. “Fue una experiencia maravillosa, tuve la oportunidad increíble de ir por toda América Latina y por Colombia buscando lugares biológicamente importantes para poder conservarlos”, cuenta Correa en el co work CasaCo, donde está su oficina. “Mi papá que era abogado me decía: estudiaste esa carrera, ¡y ahora qué estás haciendo en la selva!”.

Pero ella siempre se ha dejado llevar por certezas profundas. Fue de esa manera, que en el año 1992 conoció a Stephan Schmidheiny, un billonario suizo con diversas inversiones en América Latina, quien comenzó a proponer que las empresas podían ser actores positivos para la sociedad, tomando responsabilidad por ciertos asuntos como el medio ambiente. “Me fascinó la propuesta y tuve el privilegio de empezar a trabajar con Schmidheiny, desde el 93 hasta el 2008”.

En 1999, las inversiones de Stephan Schmidheiny se consolidaron y dieron origen al Grupo Nueva, en donde María Correa asumió el puesto de vicepresidenta de sostenibilidad. Desde su posición, trabajó activamente formando redes en América Latina, para invitar al sector empresarial a trabajar en temas de sostenibilidad. “Fui la primera vicepresidenta de sostenibilidad del grupo y de las primeras personas en el mundo en tener ese cargo en una multinacional, con el mismo nivel jerárquico del vicepresidente financiero”, cuenta Correa. “Ahora pensándolo digo cómo fui capaz, porque cuando me ofreció el cargo le dije: ‘yo me voy a eso, pero al mismo nivel que el ejecutivo financiero, tanto de sueldo como de jerarquía’”.

“Fue una experiencia impresionante”, dice Correa. “Me tocó aprender a introducir variables sociales y ambientales en las empresas, desde plantaciones forestales y parques de recreación hasta hoteles”. Junto a Julio Moura, CEO del Grupo Nueva en esos años, lograron que el holding fuera reconocido a nivel global por su gestión en sostenibilidad, y en tres años, el caso de la empresa comenzó a ser estudiado en las grandes universidades, como Harvard y Berkley.

Luego, en 2004, decidió venirse a vivir a Santiago, tras un paso por Natura Cosméticos. Allí tuvo la fortuna de conocer a Gonzalo Muñoz, quien estaba creando Triciclos –actualmente, una de las empresas de reciclado más importantes de Chile. Le propuso ser su socia, y trabajar por crear una compañía que solucionase los problemas del mundo. En busca de herramientas que les permitiera hacer el tipo de empresas que ellos querían se encontraron con las Empresas B, una idea de tres emprendedores estadounidenses, que ella y otros tres amigos decidieron traer a América Latina. La red ya cuentan con 380 empresas certificadas B en la región.

¿Cómo crees que has llegado a esta posición de liderazgo?

Una de las lecciones para todas nosotras, y yo de primera, es aprender a ser más asertivas. La asertividad, ser capaz de expresar tus ideas con certeza, con profundidad, sin agresión, para construir, pero con seguridad. Eso es lo primero. Lo segundo es de verdad, no pedir permiso. Pedro Tarak (co fundador de Sistema B) dice una frase que nos encanta a todos y es que “lo importante no es que estemos de acuerdo, lo importante es que aprendamos a estar juntos”. No se trata de que pensemos igual, se trata de que podamos pensar diferente y todavía estar juntos. No es consenso, es diversidad. A todas las niñas del mundo y a las mujeres les diría sean asertivas”.

¿Cuáles son los logros que ha tenido Sistema B en la región?

“Hemos construido credibilidad alrededor de que la empresa puede ser un actor que construya rentabilidad y bienestar al mismo tiempo, que es lo que el mundo necesita. Nuevos conceptos, porque si seguimos pensando igual vamos a terminar con los mismos problemas”, dice María Emilia Correa. “Lo otro es que se ha generado una cantidad de nuevos liderazgos en la región, principalmente jóvenes, que encuentra que Sistema B es una plataforma para expresar su opinión de muchas formas, para ser oído como actor de propuesta y no solamente de quejas”.

Colaboradores

Hotel Double Tree
Fidelizador