Corporación Red de Mujeres de Alta Dirección

Conoce nuestro Twitter Cononce nuestro LinkedIn Contactate con nosotras

¿Deseas ser parte de Red Mad? .. Postula Aquí

¿Deseas ser parte del círculo de socias? ..
Postula Aquí

Noticias

¿Una paradoja de la igualdad de género?

Julio, 2018

Los países con menos equidad de género tienen más mujeres dedicadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemática. Esta es la curiosa conclusión reportada en un estudio que fue publicado en la prestigiosa revista Psychological Science, y que ha levantado varias reflexiones al respecto. RED MAD conversó con los implicados en el debate.

Fue en febrero de este año cuando apareció publicado el comentado estudio The Gender-Equality Paradox in Science, Technology, Engineering, and Mathematics Education. Los autores −Gijsbert Stoet, profesor de la Universidad Leeds Beckett (Reino Unido), y David C. Geary, académico de la Universidad de Missouri (Estados Unidos)− apuntaban a algo que parecía una verdadera paradoja: los países con mayor igualdad de género como Finlandia, Noruega o Suecia, tienen una proporción menor de mujeres que cursan estudios de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas −conocidas como las áreas STEM, por sus siglas en inglés−, que aquellos países en los que se considera que hay menor igualdad de género, como Albania, Jordania o Argelia.

¿Por qué? La explicación que señalan los investigadores, ambos sicólogos, es que los países con menores índices en equidad de género suelen tener menor asistencia social y, por ello, puede resultar más atractiva la idea de elegir una carrera STEM, relativamente bien remunerada. Pero, además, los autores ahondaron en las razones que podrían llevar a jóvenes de ambos sexos a elegir las asignaturas STEM, durante su educación. ¿Aquella decisión tenía que ver con capacidades, intereses o disfrute? Para ello, utilizaron datos de 475.000 adolescentes de 67 países, y concluyeron que −aunque el logro de los niños y niñas en las materias STEM era similar− era más probable que la ciencia fuera el tema predilecto de los hombres. Ellas, tendían a demostrar más interés en comprensión lectora y menor interés en las asignaturas de ciencias. Diferencias que fueron casi universales en todos los países.

“Aunque las niñas pueden equipararse a los niños en términos de lo bien que se desenvuelven en ciencias y matemáticas en la escuela, si esas no son sus mejores materias y están menos interesadas en ellas, entonces es probable que elijan estudiar otra cosa", declaró el profesor Stoet.

El disenso

Sin embargo, tales resultados y explicaciones han encendido cierto sector de la academia. A mediados de mayo, una columna apareció en el sitio web de Scientific American −una de las más antiguas e importantes revistas de ciencias en Estados Unidos− haciendo una relectura del estudio. Adam Mastroianni, doctor (c) en Sicología PhD, y Dakota McCoy, doctora (c) en Biología, ambos de la Universidad de Harvard, postearon en este texto una serie de razones por las que no estaban de acuerdo con la interpretación del estudio de Gijsbert Stoet y David C. Geary. “Antes que revelar una paradoja, esta investigación ilustra útilmente que las barreras que mantienen a las mujeres fuera del gobierno o las salas de directorios pueden no ser las mismas barreras que las mantienen fuera de las ciencias”, explicaron en la columna. Especialmente, lo que les hizo ruido fue aquello de que los niños tendían naturalmente a estar más interesados en asignaturas STEM y no así las niñas.

Los autores, de hecho, hablan de la existencia de una gran cantidad de investigaciones que muestran que el ambiente tiene una gran influencia en el interés y habilidad de las niñas por la ciencia. “Si creemos que los países occidentales están cerca de alcanzar la igualdad de género, y que cualquier desigualdad de género que se mantenga se debe a diferencias en habilidades e intereses, nos arriesgamos a hacer estas disparidades aceptables y permanentes”, escribieron en su artículo. Mientras que, consultados por RED MAD, añaden que se trata de un estudio que usa una medida de equidad de género que no es adecuada para este propósito (el Índice de Brecha de Género del Foro Económico Mundial), pero ninguna medida de la representación femenina en STEM.

“Sigue siendo interesante, por supuesto, que una medida de igualdad de género se correlacione negativamente con la proporción de mujeres en STEM. ¿Por qué ocurre esto? No tenemos evidencia concluyente, pero tenemos algunas conjeturas. Sabemos que actitudes culturales de género, expectativas e influencias tienen un gran efecto en las elecciones de las mujeres para elegir la vía STEAM y persistir en ella y que esa conexión es causal”, cuenta Mastroianni. “Creo que el aporte de de este estudio es que el progreso para las mujeres en un área no garantiza progreso en otra; el sesgo de género no es una sola cosa, sino que un gran enredo de sesgos que pueden funcionar independiente unos de otros”, añade.

Mientras que el profesor Gystbert, autor de la investigación en cuestión, aclara a RED MAD que probablemente no hay una relación causal directa entre la igualdad de género y el porcentaje de mujeres que se gradúan en STEM. “Lo que hallamos es que los países con igualdad de género son, en términos generales, países más prósperos en los que la gente está más contenta con sus condiciones de vida. Los países con altos niveles de equidad de género son generalmente muy desarrollados económicamente; hay muchas opciones de trabajo, mientras que las opciones de trabajo en países menos prósperos son menos”, comenta.

“La remuneración es un elemento, pero no lo es todo. Las carreras STEM empoderan e incluyen a las mujeres en la sociedad moderna, en cualquier parte del mundo”, comenta la socia de RED MAD Lilian Saud, Principal of Technology Improvement en BHP, quien es cientista de la computación y máster en Ingeniería Eléctrica y de Computación. “En mi opinión, las mujeres van a elegir educarse en carreras STEM porque es un camino al empoderamiento y a inclusión en la sociedad”, comenta.

Para la socia de RED MAD, Pilar Parada, quien es bioquímica y doctora en Biología Molecular, y actual Directora Ejecutiva del Centro de Biotecnología de Sistemas de Fraunhofer Chile Research, esta paradoja que presenta el estudio del profesor Gystbert es un problema multifactorial. “No necesariamente las mujeres en estos países escogen carreras STEM por un interés económico. Uno de los factores clave es la educación. En países árabes, por ejemplo, la educación escolar no es mixta, y estudios han revelado que las niñas -cuando están en clases con niños en una misma sala- suelen escoger disciplinas humanistas, aunque tengan interés por las ciencias. Lo hacen -dicen las investigaciones- para no ser catalogadas de “nerds” y parecer más atractivas para el sexo opuesto. Hay un factor cultural”, cuenta Parada, quien investigó mucho sobre el tema, ya que tiene tres hijas. “Para orientar a los adolescentes e impulsarlos a dedicarse a las ciencias, son fundamentales los llamados“role models”, o figuras inspiradoras que muestren otras realidades atractivas del mundo científico”, finaliza.

Colaboradores

Hotel Double Tree
Fidelizador