Corporación Red de Mujeres de Alta Dirección

Conoce nuestro Twitter Cononce nuestro LinkedIn Contactate con nosotras

¿Deseas ser parte de Red Mad? .. Postula Aquí

¿Deseas ser parte del círculo de socias? ..
Postula Aquí

Columna de opinión

Georgeanne Barceló

Las mujeres corren con ventaja en el nuevo escenario laboral

Georgeanne Barceló
Agosto, 2018

Georgeanne Barceló, gerente corporativo de personas de Bupa Chile y socia de Red MAD, ha estudiado de cerca los cambios en el mercado del trabajo: este se torna cada vez más flexible y avanza hacia un modelo de experiencia laboral. En este contexto, explica la abogada, se abren nuevas y mejores oportunidades para el ingreso y desarrollo de la mujer en el mundo del trabajo.

“El escenario laboral está mutando en muchos sentidos. Uno de los signos más relevantes es que hoy las nuevas generaciones jóvenes valoran el trabajo desde la experiencia, no desde el deber ser o el cumplimiento de la tarea, y esa experiencia los debe enriquecer. Según un estudio sobre generaciones y trabajo, realizado en Chile por Criteria Research, en 2014, para las generaciones jóvenes el éxito es una posibilidad por la que no sacrificarían otros valores. Si bien el sueldo sigue siendo el atributo más importante al momento de trabajar, en segundo lugar está el ambiente de trabajo, seguido del buen trato entre compañeros. Asimismo, la mayoría valora las empresas que fomentan la igualdad de trato y condiciones entre hombres y mujeres. Y los más jóvenes aprecian a las empresas que promueven la integración, y que son responsables con sus trabajadores y su entorno.

El sentido del trabajo en estas generaciones es mucho más genuino, menos transaccional. No está en el mindset de ellos querer quedarse en una empresa sólo para hacer carrera y encontrar estabilidad; quieren probar cosas distintas y hay que comenzar a entregarles alternativas diferentes. Para atraer a los jóvenes y también a las mujeres, hay que hablar de temas como el propósito de tu compañía y cómo esto está impactando a la sociedad, por ejemplo. El tema valórico está encima de la mesa, mucho más que antes. También ser incorpora el placer como un tema transversal, al momento de realizar el trabajo.

Con la incorporación de las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial, a los trabajadores se les exige ser entes más pensantes, generadores de ideas. Tácitamente, el mundo laboral ha impuesto que las personas nos dediquemos más a interrelacionar ideas y a hacer conexiones, para generar cosas nuevas. Se pide que los individuos puedan colocar, en su trabajo, un aporte más personal.

Una investigación de Mckinsey de mayo de 2018, que analiza el impacto de la automatización y la inteligencia artificial en las habilidades de la fuerza laboral, considera que el cambio más importante será la necesidad que los trabajadores avancen en sus conocimientos y habilidades tecnológicas. Pero seguido de esto, deberán avanzar en sus habilidades emocionales y sociales, principalmente comunicación, flexibilidad, emprendimiento personal, toma de iniciativa y habilidades de liderazgo para influenciar a otros. De esta manera, el nuevo mundo del trabajo impone un primer desafío a todos los trabajadores: volvernos más autoconscientes de nuestras posibilidades y fortalezas, no sólo cognitivas, sino también emocionales y sociales, y querer avanzar en estas últimas.

Este cambio favorece especialmente a la mujer y abre un espacio único que puede aprovechar. La mujer tradicionalmente ha sido más multirol, en promedio, que un hombre. Está acostumbrada a administrar la casa, el trabajo, los hijos, a cuidar a sus padres, y por lo mismo, le es más natural la flexibilidad, la dimensión emocional, el relacionamiento social. En el nuevo escenario laboral, la mujer navega como pez en el agua. La escucha activa y la empatía son valores clave en las empresas y la mujer tiene ventajas en estas habilidades. Para los nuevos puestos y el nuevo conocimiento que viene, está bien preparada.

Con las nuevas tecnologías y el rápido avance de estas, tendremos que aprender a ser más digitales y desarrollar nuevos conocimientos. Por ello, se requieren personas que aprendan rápido, sean ágiles y puedan relacionar ideas, independientemente de lo que hayan estudiado. De alguna manera, esto permite que la mujer esté en mayor igualdad respecto de los hombres, porque tendrá mayor posibilidad de incorporación al mundo del trabajo usando sus habilidades y experiencia, y si es rápida, se pondrá al día en las materias que no domina.

A ello se suma que, socialmente, hay una apertura de consciencia respecto del valor de la mujer en el trabajo: que aporta diversidad a un equipo compuesto por hombres, que hay valor en un pensamiento diverso, que la experiencia de vida también cuenta. Además, la sociedad empuja a que la mujer sea respetada por su aporte profesional más allá de su atractivo femenino. En algunas industrias tradicionalmente masculinas, como la minería, ahora puede ser considerada para posiciones relevantes de liderazgo y ya no como un elemento adicional del negocio.

Todos estos cambios representan una tremenda oportunidad para la mujer, aunque tenemos tareas pendientes, como la brecha salarial entre mujeres y hombres. Según el estudio “Mujeres en Chile y el Mercado del Trabajo”, publicado por INE, en 2015, esto se repite en todas las empresas, independientemente del tamaño, aunque tiende a ser menor en las empresas más grandes. Hoy existe conciencia de ello, aunque haya resistencia, pero cada vez será menor. Es un inicio sin retorno”.

“Para atraer a los jóvenes y también a las mujeres, hay que hablar de temas como el propósito de tu compañía y cómo esto está impactando a la sociedad, por ejemplo. El tema valórico está encima de la mesa, mucho más que antes. También ser incorpora el placer como un tema transversal en el trabajo”.

“La mujer tradicionalmente ha sido más multirol, en promedio, que un hombre. Está acostumbrada a administrar la casa, el trabajo, los hijos, a cuidar a sus padres, y por lo mismo, le es más natural la flexibilidad, la dimensión emocional, el relacionamiento social. En el nuevo escenario laboral, la mujer navega como pez en el agua”.

Colaboradores

Hotel Double Tree
Fidelizador