Artículos

Patricio Eskenazi, CEO de MCC, dice que ampliar la diversidad en los directorios es tan razonable como diversificar la cartera de inversiones con distintos activos.

Por qué es un mal negocio poner todos los huevos en la misma mesa directiva

En 1990, el economista estadounidense Harry Markowitz fue galardonado con el premio Nobel de Economía, por su novedosa teoría sobre portafolios eficientes. En palabras simples, decía que en un portafolio, un activo nunca debía ser evaluado exclusivamente por sus méritos propios, sino que por la interacción que este tiene, con el “conjunto de otros activos que lo componen”.

Para Patricio Eskenazi, Gerente General de MCC y panelista de Divina Proporción de Radio Infinita, su relación con la composición de los directorios en Chile es clara: ampliar la diversidad en los equipos disminuye el riesgo para las empresas y fortalece su capacidad de afrontar los problemas, al incorporar elementos diversos para afrontar los desafíos.

“Tú tienes que armar tus directorios de manera tal que la combinación de todos ellos sea la mejor posible. No las individuales”, dice Eskenazi. “Las distintas sensibilidades, visiones y diversidades también aportan a las compañías y sorprende que no se haya incorporado antes”.

Sobre la presencia femenina en la industria financiera, Eskenazi dice que “al principio no hay tan pocas mujeres, después avanzan menos”. Cree, sin embargo, que algunas cosas están cambiando. Hoy, no se castiga tanto el permiso a la maternidad al momento de otorgar bonos y beneficios.

Como ejemplo menciona la construcción de una cartera de acciones: por muy bien evaluadas que estén, no sería recomendable añadir exclusivamente compañías bancarias. “Te van a aportar las mismas cosas buenas, pero no te van a neutralizar ninguno de los riesgos en momentos malos. En un directorio pasa lo mismo. Si incluyes personas de perfiles muy parecidos, te van a aportar lo mismo, pero no te van a ayudar a anticipar situaciones que la misma diversidad te provee”.

Para Eskenazi, los desafíos que plantean la globalización y las tecnologías de la información implican revisar estos temas y ampliar la diversidad de directorios en Chile, a su juicio, demasiado homogéneos. “Son casi todos hombres, ingenieros comerciales o abogados, de la Católica o de la Chile. Además, la gran mayoría tiene experiencia en las mismas industrias, pero las industrias también están cambiando, tienen unos alcances que antes no tenían”, dice.

“Los nuevos desafíos te llevan a competir con el mundo, no te puedes quedar sentado esperando”, agrega Eskenazi. En ese contexto, cree que el mejor director no es el que solo sabe de tu negocio. “No necesitas de eso siempre. Necesitas un pool de gente”, agrega el ejecutivo.

Como un segundo motivo para ampliar la diversidad en los puestos de liderazgo menciona la necesidad de llegar mejor a tus clientes, con personas afines a sus gustos y necesidades. “Esto ya es estratégico”, dice Eskenazi. “Además de porque es ético y corresponde, todas las diversidades deberían estar en tu empresa porque es una manera de llegar mejor a tus clientes”.

A su juicio, esto solo se trata de voluntad de los accionistas de las compañías, quienes suelen elegir a los mismos perfiles, a pesar de los beneficios de balancear las carteras y los equipos.

Compartir

Artículos relacionados

Reino Unido: sus esfuerzos por cerrar la brecha salarial de género

Reino Unido: sus esfuerzos por cerrar la brecha salarial de género

Economías de APEC firman histórica hoja de ruta para potenciar el empleo femenino y su presencia en profesiones STEM

Economías de APEC firman histórica hoja de ruta para potenciar el empleo femenino y su presencia en profesiones STEM

La búsqueda de la equidad de género de las empresas españolas en Chile

La búsqueda de la equidad de género de las empresas españolas en Chile