Artículos

Noruega, una de las naciones que lidera los avances en equidad de género

El país nórdico fue pionero en impulsar una ley de cuotas para los directorios de las empresas públicas y cotizantes en bolsa, cuando la participación de las mujeres rondaba el 5%. Por ello, fue uno de los destinos elegidos para la primera Misión Internacional de REDMAD a Europa. En esta entrevista, la segunda secretaria de la embajada en Chile, Hanna Nicholls, comparte el camino que han recorrido para convertirse en referente en temas de igualdad.

Noruega es hoy uno de los países con mayor equidad de género en el mundo. De acuerdo a un reporte elaborado por Equal Measures, que mide el nivel de cumplimiento de las naciones del Objetivo de Desarrollo Sostenible asociado a la Igualdad de Género, para 2030, el país nórdico se encuentra en el cuarto lugar del globo, con 87.7 puntos. Un hito que Hanna Nicholls, segunda secretaria de la embajada de Noruega en Chile atribuye a que el Gobierno y sus ciudadanos han entendido que la equidad es un derecho fundamental y que la mujer tiene un rol protagónico en el crecimiento económico del país. Actualmente, se estima que un 67% de las mujeres del país nórdico trabajan, mientras los hombres alcanzan un 73%. Además, un 83% de las mujeres con hijos están insertas en el mercado laboral, frente a un 90% de los hombres.

“La igualdad de género es un derecho humano y la participación de la mujer es clave para su autonomía económica, pero también para la igualdad en otros ámbitos de la vida y el desarrollo del país”, señala la segunda secretaria de la Embajada de Noruega en Chile, quienes han colaborado activamente en la realización de la misión internacional de REDMAD a Oslo, en octubre, para conocer buenas prácticas en torno a la equidad de género.

Hanna Nicholls cuenta que el camino recorrido para disminuir las brechas de género comenzó hace más de cincuenta años, con la incorporación de la mujer al mercado, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, y con mayor énfasis en los años 70’. “Cuando las mujeres debieron salir a trabajar, se dieron cuenta que era muy difícil unir el trabajo y la familia”, afirma Nicholls. Por esta razón y desde ese entonces, el país ha impulsado grandes políticas en la búsqueda de la igualdad de condiciones y oportunidades entre hombres y mujeres, como una ley de cuotas de género (40/60), una ley que garantiza a los padres un cupo para su hijo en salas cunas estatales a partir del año de edad, y medidas de flexibilidad horaria.

“Es muy importante que hayamos logrado una posición muy fuerte de estos derechos, que hoy se respetan. Tenemos una cultura que entiende lo necesario que es conciliar la vida laboral y familiar, y las empresas entienden que eso no impide la productividad”.

Uno de los hitos más emblemáticos fue la aprobación de una ley de cuotas inédita en el mundo, para asegurar la participación de mujeres en directorios de empresas estatales y cotizantes en bolsa, cuya representación en 2003 superaba por poco el 5%.

Hanna Nicholls cuenta que la propuesta fue recibida con sorpresa en un principio, ya que su propulsor fue un hombre, entonces miembro del Partido Conservador, y ministro de Industria y Comercio, Ansgar Gabrielsen, quien basó su proyecto de ley netamente en el crecimiento económico del país. Incluso su propia coalición se opuso a la iniciativa.

Desde su plena entrada en vigencia, en 2008, las compañías han sido testigos de cómo han mejorado sus resultados. “Tenemos investigaciones que muestran que las empresas con más diversidad han ganado más dinero. Esto es lógico, porque las mujeres son consumidoras, entonces, si hay más jefas de empresas, sabrán lo que otras mujeres quieren”, asegura la segunda secretaria.

Sin embargo, cuenta que aún tienen el desafío de robustecer la participación de las mujeres en las 200 empresas privadas más grandes. En dicho sector, la representación de las mujeres en los directorios alcanza un 31%, un 22% en gerencias, y un 10% en puestos de CEO.  Por esta razón, impulsaron en 2018 una estrategia que insta a las compañías a potenciar el talento femenino y la carrera profesional; identificar barreras de género; establecer metas y reportar avances, entre otros puntos.

Políticas de corresponsabilidad parental

Nicholls destaca que la plena incorporación de la mujer al mercado laboral ha contribuido “enormemente a nuestra economía, que ha crecido en miles de millones de coronas noruegas, lo que es lógico, porque las mujeres son la mitad de la fuerza trabajadora activa”.

La creación de jardines infantiles públicos y el derecho de los padres a exigir un cupo para sus hijos, además de la extensión y la división de los permisos postnatales entre ambos padres, son solo algunos de los hitos que marcaron un antes y un después en la participación laboral de las mujeres noruegas. También ha influido en la manera en que los hombres se involucran en la familia.

“El papel de los hombres en Noruega ha cambiado mucho y vemos hoy que son muy activos en la vida familiar. Los jóvenes se toman la mitad del permiso parental con mucha naturalidad. Es importante hacer notar que la crianza no es algo de la mujer, sino de ambos padres”, enfatiza Nicholls.

La legislación noruega establece un permiso parental de 49 semanas a salario completo o de 59 semanas con el 80% del sueldo. Padre y madre tienen la obligación de tomarse quince semanas cada uno, y el resto las pueden repartir.

Advierte que un noruego considera para un puesto de trabajo, además del sueldo, la manera en que este compatibiliza con su familia. “Las empresas entienden eso y lo respetan. Para que un puesto de trabajo sea atractivo, hoy en día debe ofrecer flexibilidad”. Para muchas empresas, esto puede significar repartir las 40 horas de trabajo semanal entre el hogar y la oficina, además de adecuar los horarios a conveniencia del empleado y la compañía.

Compartir

Artículos relacionados

«No hay manera de que lleguemos a alcanzar la Agenda 2030 si no trabajamos en alianza publico-privada»

«No hay manera de que lleguemos a alcanzar la Agenda 2030 si no trabajamos en alianza publico-privada»

Los triunfos del primer gobierno feminista del mundo

Los triunfos del primer gobierno feminista del mundo

Por qué es tan importante comunicar los logros profesionales

Por qué es tan importante comunicar los logros profesionales